martes, 18 de marzo de 2008

A cara o cruz

De acuerdo. Escribiré una novela. Para eso necesitaré un proyecto de novela. O de antinovela. Hace ya mucho (pero que mucho, mucho) que la novela es una escombrera donde cabe todo, incluyendo los eructos de Ricardito Bofill, los plagios de Ana Rosa Quintana o Lucía Etxevarría, y las futuras novelas de Belén Esteban y Anita García Obregón. Al tiempo.
Podría intentar escribir a vuela pluma, al buen tuntún, como Soledad Puértolas, sin saber a dónde van los personajes, a dónde va la historia, qué va a pasar en el próximo capítulo. Para no aburrirme (eso dice ella, que se aburre si sabe lo que va a pasar), pero con el peligro de que me pase lo mismo que le pasa a ella, o sea, que se lo pasa pipa dando palos de ciego a costa de los lectores. “No sé hacia dónde irá mi novela”. Ya se nota, ya, qué quieres que te diga.
O podría ser un blog/novela. Un blook, que dicen los yanquis. Esto mismo que estás leyendo aquí, pero en lugar de post tras post, página a página. Ya hay varias novela-blogs a la venta. ¿Serán bloguelas?
Pero estoy casi seguro, y no es por intuición femenina ni por estadística masculina, que los lectores/as de blogs no son los mismos que los lectores de novelas (quiero decir a lo bruto, así, en números gordos), del mismo modo que los escritores de novelas no son blogueros ni viceversa. Ya sé que esta teoría inverificable puede cabrear a más de uno, pero es una teoría. Y si no, pongamos que es una ficción, una hipótesis fantástica de esas de Rodari: ¿Qué pasaría si los escritores de blogs y los lectores de blogs pertenecieran a un conjunto que solo muy parcialmente coincide con los escritores de novelas y lectores de novelas? Pues pasaría que pertenecen a dos pandillas de ficcionarios que juegan en dos universos paralelos y disjuntos, con alguna que otra fuga puntual de allá para acá o viceversa. (Por cierto, en este paréntesis informo que lo políticamente correcto es necesario y un peñazo, y que por no alargar las frases hasta el aburrimiento, donde diga “escritor” quiero decir “escritor y escritora”, donde diga “lector” quiero decir “lector y lectora”, y así todo lo demás, con esos genéricos que no quieren ser despectivos ni invisibilizantes).
En ese caso tendría que escoger.
Ya está muerto, pero si estuviera vivo, Pierre Bourdieu diría que la cultura actual peca de banalización y de incapacidad para construir e interpretar mensajes complejos, y que la culpa es de la televisión, y de la frivolización cultural. No lo diría con esas palabras, porque Bordieu era un genio, pero también era un plasta y un pedante incapaz de hablar de modo que fuera entendido más allá de la élite cultural que él mismo atacaba y alimentaba. Así pues, sin intención de totalizar, yo veo una forma de escritura relacionada con Internet, la inmediatez, la recompensa en el acto, la retroalimentación, el aquí y ahora, la mentalidad infantil, la extroversión, la fuerza centrífuga, el grito, la línea recta, la facilidad, el minimalismo y el genio. Todo ello contrapuesto a la escritura en el papel, la demora, la recompensa a largo plazo, la soledad, el no se sabe cuándo, la mentalidad adulta (y adulterada), la introversión, la fuerza centrípeta, el susurro, la línea curva, la dificultad, el concepto complejo, la elaboración y el artesanato.
Son dos novelas distintas, escritas por dos escritores diferentes, y para dos lectores antagónicos.
Pues no sé. Quizá sea un poco esquizofrénico, porque a todo le veo sus más y sus menos.
Tendré que echarlo a cara o cruz.

17 comentarios:

Bea dijo...

Quizá sea esquinofrénico o quizá no. Yo veo mucho sentido a todo lo que has dicho. En mi caso empezé a escribir el blog para evitar la pérdida de contacto con la realidad que estaba teniendo escribiendo el libro de como contar cuentos, que de algún modo sentía que me estaba amordazando. Y ahora he abandonado el libro por el blog y esta idea no me gusta tanto. ya lo hemos hablado tanto. Pienso que blog y novela son dos campos distintos. Complementarios y apoyos el uno para el otro pero distintos.
Voy a plantearme yo también el tema de la escritura.
Besos,

Mi vida en 20 kg. dijo...

Enrique, no veo que se contrapongan mas bien creo que se complementan,.
Yo soy una lectora voraz y leo cuanto libro llega a mis manos en español, sinceramente ya no estoy en condiciones de discriminar al autor, aunque muchas de sus obras no me guste termino leyendo solo por que es lo que tengo.
No tengo idea de cómo escribir un libro, pero creo que puedes armar miles de perfiles con los blogeros o no? …Hablo desde mi mas completa ignorancia de cómo se gesta una novela. Muchos saludos post cumpleañeros.

Belén dijo...

Buf, esto de ir viendo el nacimiento de la novela por momentos me parece muy emocionante :)

besosssss

Haldar dijo...

Escritores y lectores, novelistas y blogers. Los novelistas son escritores, pero a veces los blogers (o blogeros, que se yo) tambien son escritores sin necesidad de ser novelistas. Pero a veces los lectores de novelas no necesariamente tienen un blog, pero puede ser que alguno que tenga un blog sea un lector (asi como yo, por ejemplo). Al final creo que lo importante es escribir (claro si nos gusta) no importa el formato (novelas, cuentos, poemas, cartas o blogs)y tambien leer, no importa el formato.

El Viajero Solitario dijo...

No soy un entendido en la materia ni lo pretendo, sólo puedo hablar desde mi propia experiencia: soy un lector voraz (no de todo, si algo no me gusta, lo abandono ipso facto -hay tanto bueno por leer que no me merece la pena perder el tiempo), mi género favorito es el cuento, si bien la novela me ha proporciando algunos de los momentos más felices como lector, y tampoco desdeño la poesía.

En esto de los blogs, soy un lector reciente, y, si de algo estoy convencido, es de que el formato blog no es equiparable al formato novela, y dudo que una novela-blog tuviera éxito, a menos que se estructurara en capítulos cortos, como entradas de un blog.

Es una opinión personal, producto de la incomodidad que experimento al leer largos textos en una pantalla; para eso, prefiero el formato libro, sin lugar a dudas. Sin contar con la ¿decepción? ¿intranquilidad? ¿angustia? que pudiera sentir al no poder leer la novela de una sentada, tener que esperar a que el autor tuviera a bien colgar una nueva entrada.
Como lector de novelas, prefiero ser yo quien marque el ritmo de lectura, y no que me lo imponga el autor.

Todo esto desde mi punto de vista, por supuesto, no pretendo generalizar ni extrapolar.

Diego Flannery dijo...

¡Gracias maestro!
Que la pluma vuele y la tinta se inmole en el espacio en blanco de un nuevo misterio por venir.
¿Un espacio fragmentado de esquizofrénicas propuestas? Me tienta el desafío.
Gracias por lo de pibe, soy del ’55: cuando España ingresó a la ONU, Inglaterra declaraba la independencia de Sudán y en Argentina, La llamada Revolución Libertadora, derrocaba al General Perón. De cuando Elvis inicia su primera gira por los EEUU, Herbert von Karajan, es elegido director titular de la Filarmónica de Berlín y cuando se estrena en París, la obra teatral de Jean Anouilh El Señor Ornifle o el Cielo Enfurecido.
Que el cielo brille para que ilumine tu anhelo. Abrazos mil

Tiburcio Samsa dijo...

Con dos días de retraso te felicito por tu cumpleaños y entro al trapo de tu entrada.

Posiblemente el futuro sea del blog y la novela acabe quedando relegada al mismo sitio al que quedaron relegados los cantares de gesta y la poesía pastoril.

Cada sociedad genera el tipo de literatura que necesita. Una sociedad mayoritariamente analfabeta y con la testosterona subida genera bardos que le cantan lo machotes que son sus hombres.

Una sociedad burguesa, pero no estresada, con mucho tiempo e índices importantes de alfabetización, genera novelas realistas que le cuenten cómo es ella misma y en las que si tienen 600 páginas mejor que si tienen 300.

La sociedad del siglo XXI, donde nadie tiene tiempo para nada y la capacidad de mantener la atención fija en un objeto se mide en nanosegundos, sólo puede generar blogs, cuyas entradas se lean en 30 segundos.

Los que añoramos la novela tradicional, tal vez deberíamos abordar el desafío de reconvertir las obras maestras de la literatura en entradas de blog. Así lograríamos que nuestros hijos no se olvidaran de Madame Bovary ni de Anna Karenina.

Te desafío a que resumas "Guerra y paz" en una entrada de blog. Yo me voy a poner a hacer lo mismo con el "Ulises" de Joyce.

Un abrazo

Tiburcio

Ruth dijo...

A ver si digo todo lo que quiero decir sin enrollarme...
Cualquier cosa que decidas escribir, será genial. A mí, personalmente, no me gusta mezclar los blogs con las novelas, pero creo que depende de la maestría del escritor.
Te parecerá una tontería, pero me ha hecho ilusión tu apunte sobre lector-lectora, escritor-escritora. No hace falta decirlo todo el rato, sobre todo en aras de la brevedad, pero el hecho de hayas dado cuenta dice mucho de ti.
Coincido en que los lectores de una y otra cosa son distintos, pero aún más los escritores. Yo soy incapaz de escribir una novela, todo lo más cuentos; y aún estos me cuestan, porque lo que antes era una afición para mí sola, una manera de entretenerme, se ha convertido, por influencia de la inmediatez del blog, en un deseo de ser leída. Y cuando escribes para ser publicado en papel, no sabes si serás leída o no.
Hala, al final me he enrollado. Un besote.

Luis dijo...

3000 alumnos.
Yo debi ser el alumno 36 o así. Guardo grandes recuerdos de ese 1994 aunque incompleto y me alegra ver que el taller se ha extendido hasta 2008.

Enhorabuena Enrique por tu labor. Espero que la novela ofenda a los criticos y que a ti te proporcione placidez.

Un abrazo de tu amigo en el tiempo,
Luis

Enrique Páez dijo...

Bea: Si tu proyecto de libro es consistente, no lo abandones. Se podría estancar.

20 kg.: Los blogueros darían el perfil de unos cuantos personajes insólitos, desde luego que sí. El té con menta fresca, por favor.

Belén: Te guardaré un sitio aquí cerca, en primera fila, para que participes.

Haldar: Es verdad que lo que importa al final es escribir. O dicho en forma nagativa, lo peor sería dejar de escribir.

Viajero: Leer sobre la pantalla es pesado. El ebook no tiene fututo. Pero una estructura de blog podría asemejarse a algunos libros de Cortázar (La vuelta al día en 80 mundos, Último round) o algunos de Galeano (La trilogía del fuego, las venas abiertas de América latina, el libro de los abrazos...). Hay cercanías.

Diego: La esquizofrenia escrita creo que daría juego. Lo de pibe era cariñoso, no más. A fin de cuentas yo nací el mismo año que tú, ya ves, igual de viejos, igual de pibes.

Tiburcio: Lo tuyo es apostar, aunque sea a carreras de elefantes. Tu análisis es muy exacto, tienes razón histórica. Tal vez seamos nosotros los que nos hemos equivocado de siglo.

Ruth: Gracias por los ánimos. Tal vez existan tránsitos de una estructura a otra, épocas para una cosa y para otra, igual que hay cambios en la vida y en el cuerpo.

Luis: Bienvenido al blog. ¿Luis López Manterola? Así sería si llegaste a publicar en las "Historias para adultos imperfectos". Si no, bienvenido, en todo caso. Es bueno reencontrarse.

Arcángel Mirón dijo...

Bueno bueno bueno, que quien escribe es lectora de blog y lectora de novelas.
Pero soy conservadora. No me gustan los mamarrachos: quiero una novela-novela. Así que ya estás avisado.

:)

Fontana dijo...

Bueno, bueno, menos procrastinación ( de ti aprendí la palabreja)y a escribir esa novela.

hombredebarro dijo...

Hola Enrique, lo primero es las felicidades con retraso.
En cuanto a lo que decías en el post anterior, me parece muy honrado por tu parte exponerte así de clara y sencillamte. Empiezas de cero a pesar de la experiencia. Es jodido, pero no deja de estar bien.
Como eres escritor profesional supongo que eso hace que tus puntos de vista sean distintos a los míos.
Yo no quiero ganarme la vida con la escritura. Desde luego sí que quiero tener el mayor número posible de lectores y si eso le hace ganar dinero a un editor que revierta también en mí, porque es mi trabajo.
Si te puedes dar el gusto de escribir una novela de 150 páginas y ganar 5 kilos, estupendo,hazlo. Me parece un motivo tan lícito como cualquier otro para escribir.Lo que importa es el resultado.

En cuanto a escribir sin saber adónde van los personajes o teniendo el diseño de la obra planeado, personalmente prefiero la primera opción. Porque, he de decirle, si lo sé, me aburro, y para mí escribir la historia es conocerla. Ninguna de las historias que he escrito existía previamente a su escritura. Dirás que eso puede funcionar para relatos más o menos breves, pero no en la novela. No lo sé.No he escrito ninguna novela, no guardo manuscritos en el cajón.
En cuanto a los lectores de blogs y novelas, supongo que la mayoría de los lectores de novela no serán lectores de blogs, pero me da que la mayoría de lectores de blogs si leen papel. A mí me gustaría conquistar a los lectores de papel, al tipo de lector medio, conservador e inclinado por las promociones mediáticas. Vamos, al que compra en Círculo de Lectores. Y no lo digo por lo cuantitativo, sino porque me interesa mucho su mirada sobre un producto más o menos marginal o de desecho como el que practico.
De nuevo te felicito por tu búsqueda pública. Por mostrar tan a las claras la cocinilla con la que vas a cocer tu novela. No todos los escritores con una trayectoria como la tuya son capaces en un espacio de estas características.
Un saludo.

EC dijo...

Felicidades Enrique, y muchas gracias por haber creado el taller. Aunque ahora cierre, te aseguro que no muere.

Blogar o no blogar, esa es la cuestión. Ahí va el mío.

Eduardo.

El Viajero Solitario dijo...

De acuerdo contigo, Enrique, algunos libros de Cortázar o de Galeano tienen una estructura similar a un blog (¿o no será más bien al revés?), pero esos libros no son precisamente novelas. Me refería a la dificultad de escribir una novela-novela (como la ha llamado Arcángel Mirón) en un blog.
Saludos.

leo dijo...

Qué bien, Enrique, que ya estés plenamente decidido con la novela.
Planteas muchas cuestiones interesantes en tu entrada: imagino que a los lectores de blogs nos gusta esa inmediatez y "cercanía" que estos tienen.
Yo estoy comprobando en mí misma que, cuanto más escribes, menos planteamientos a priori necesitas. Pero, en mi caso, siempre necesito unas cuantas lineas maestras para no extraviar el camino de los personajes. Y el mío propio.
Un beso.
PD- No he sido alumna "presencial" tuya ("directa" sí, pues tu libro me ha mostrado el camino en varias ocasiones). He sido alumna de una alumna tuya (Cristina Cerrada).

Enrique Páez dijo...

Muchas gracias por vuestros comentarios y vuestras aportaciones. De verdad que se sirven y me ayudan, Arcángel, Fontana, Hombrede barro, Ec, Viajero, Leo.
Un abrazo y un beso, uno por uno, una por una.
Muac.