domingo, 9 de marzo de 2008

Amnesia inducida

Se bebió una cerveza y le supo a poco. Tres vasos de whisky empezaron a tranquilizarlo, pero no del todo. Se tragó toda la bodega de la casa en una sola noche sin descanso. Al final consiguió ganar la batalla, y cuando su mujer regresó por la mañana para recoger sus cosas, él dijo que no la conocía.

7 comentarios:

Arcángel Mirón dijo...

Así es fácil enfrentarse a los cajones vacíos.

Bah, no sé, luego te queda una resaca de medio año. No sé qué prefiero.

Mi vida en 20 kg. dijo...

Por algo sera, es necesario beber para enfrentar??, bueno espero que tu mama vaya mejor...

diego flannery dijo...

Prefiero beberme la vida según el momento y de a sorbos. “Para ahogar viejas penas”, mi análisis personal es más efectivo, menos adictivo y mucho menos dañino. Por el único que levanto una copa de amantillado, es por León Felipe.

Belén dijo...

Uy y al menos algo le dijo jajajajaja podría haberse liado con las palabras :)

Besicos

bilunar dijo...

¿Sabes qué? Me dan ganas de beberme toda la bodega, sólo que no tengo, tendría que visitar a mis padres.
También me encantaría levantarme y no conocer a mi mujer, sólo que no tengo, podría no conocer a nadie.
Genial,¿no?

Enrique Páez dijo...

Saludos, abrazos, besos y bienvenidas a Gilda, 20 Kg., Diego, Belén y Bilunar. Es un placer teneros por aquí.

Revangel dijo...

Supongo que consiguió lo que quería pero...¿por cuánto tiempo?
Un abrazo.