jueves, 23 de octubre de 2008

Lidia43

Este es un texto falso que sustituye al que había antes, para evitar su copia.
Percuntia tempora fati conqueror, in uentos inpendo uota fretumque; ne retine dubium cupientis ire per acquor; si bene nota mihi est, ad Caesaris arma iuuentus naufragio uenisse uolet. lam uoce doloris utendum est: non ex acquo diuisimus orbem; Epirum Caesarque tenet totusque senatus, Ausoniam tu solus habes». His terque quaterque uocibus excitum postquam cessare uidebat, dum se desse deis ac non sibi numina credit, sponte per incautas audet temptare latebras quod iussi timucre fretum, temeraria prono expertus cessisse deo, fluctusque ucrendos classibus exigua sperat superare carina.

9 comentarios:

Edurne dijo...

Ayyys!

Bea dijo...

¡Siii! ¡Bravo! ¡Hip, hip, hurra! ¡Un río! Por fin vida, frescor, agua. Vuelvo a tener experanza. Gracias, gracias.

APLAUSOS: plash, plash, plash.

Diego Flannery dijo...

Bien, agua y esperanza, para estas gentes. De los sueños, nos dirás algo más? Algo se abrió en ellos, ojalá que se repitan y podamos descubrir algo de ese incosciente.

Aurora Paez dijo...

¡Muy bien, coño, muy bien!
Ya puedo dejar de hacer ¡Ohmmm!, por fin mis súplicas han hecho efecto.
¡Uf! que alivio, porque cocinar, comer, trabajar, bañarme, etc. con los dedos pulgares unidos a los índices todo el día, me complicaban mucho la vida.
Gracias, Quique, te has salvado por los pelos, mañana a "mamá ibas" por hacernos sufrir tanto.
Te vuelvo a querer.
Nena

Arcángel Mirón dijo...

Ya era hora de algo bueno en abundancia!

Arcángel Mirón dijo...

¿Y el perro ciego? ¿Qué bebía? ¿Cómo se mantenía vivo?

...

Es que me quedé pensando en él...

moderato_Dos_josef dijo...

jajaja todavía hay quien pregunta por el perro ciego? Pobrecito si se quedó allí donde las minas. Pero, a ver si ahora de verdad están a salvo. Saludos!

Ruth dijo...

Yo no me fío un pelo. Hasta que no les vea en una casa, con el brazo curado y su madre al lado, no me fío un pelo.

Belén dijo...

Me ha gustado el sueño y el agua... aún queda esperanza!

Besicos