martes, 3 de marzo de 2009

Tanteos con la muerte (05)

Este es un texto falso que sustituye al que había antes, para evitar su copia.
Percuntia tempora fati conqueror, in uentos inpendo uota fretumque; ne retine dubium cupientis ire per acquor; si bene nota mihi est, ad Caesaris arma iuuentus naufragio uenisse uolet. lam uoce doloris utendum est: non ex acquo diuisimus orbem; Epirum Caesarque tenet totusque senatus, Ausoniam tu solus habes». His terque quaterque uocibus excitum postquam cessare uidebat, dum se desse deis ac non sibi numina credit, sponte per incautas audet temptare latebras quod iussi timucre fretum, temeraria prono expertus cessisse deo, fluctusque ucrendos classibus exigua sperat superare carina.

5 comentarios:

Bea dijo...

Y a mover el esqueleto y soportar la cruz que le cae a uno encima.

Además de las raíces de los cipreses que te van moviendo la tumba y las flores de plástico que no desaparecen ni muertas.

Me gusta.

Mixto con Huevo dijo...

Me tienes aterrorizada con tanta crueldad (in)humana, enloquecida con lo que pueden provocar los celos, emocionada con la forma de entender el honor más allá de las fronteras de nuestro ombligo, recreándome con las venganzas servidas lentamente, sonriendo con tu muerto sarcástico.

Y al final de los tanteos, ese regusto amargo de saber que todo es real.

Pero le puede otro sabor más fuerte a chocolate porque escribes fuera de lo común.

Un beso enorme

Ana dijo...

Jo, este es el que más me gusta de tus tanteos! Un narrador esqueleto, es genial, sencillamente genial, por lo irónico y lo descabellado. Auténtico. Besitos

Edurne dijo...

Huy, y yo que estaba pensando en muerto masculino, va y resulta ser muerta femenina... será una cuestión de equilibrio con el matarile?

Bueno, pues está genial el monólogo que se marca la amiga "Huesitos"; si es que ya lo digo yo, no hay como estar en los huesos, se le agiliza a una la mente, la ironía, el sacarmo y el cinismo... que no veas!

Esperamos con regusto a tierrilla y gusanitos al próximo tanteo...

Abrazoski vivito!

Arcángel Mirón dijo...

El único alivio que encuentro en la muerte es que allí no hay eternidad (digo "allí" como si la muerte fuera un lugar).
Y ahora resulta que venís vos y escribís esto. Santo dios. No hay paz.

:)