jueves, 5 de julio de 2012

¡Qué mala es la envidia!

Cuenta la leyenda que una vez una serpiente empezó a perseguir a una luciérnaga. Ésta huía rápido con miedo de la feroz depredadora, pero la serpiente no desistía. 
Huyó un día, y ella la seguía; dos días, y la seguía... 
Al tercer día, ya sin fuerzas, la luciérnaga se paró, y le dijo a la serpiente:


-¿Puedo hacerte tres preguntas?
-No suelo dar esa oportunidad a nadie, pero como te voy a devorar, puedes preguntar -contestó la serpiente.
-¿Pertenezco a tu cadena alimenticia? -preguntó la luciérnaga.
-No -contestó la serpiente.
-¿Yo te hice algún mal? -dijo la luciérnaga
-No -volvió a responder la serpiente.
-Entonces, ¿por qué quieres acabar conmigo?
-¡Porque no soporto verte brillar!


Y de ese modo, cada día nos encontramos con serpientes.



1 comentario:

Begoña dijo...

Serpientes, que aunque lo quieran jamás brillarán, porque no está en su naturaleza.

No conocía esta leyenda.
Saludos