jueves, 27 de enero de 2011

Corazón loco

Alberto nunca pudo imaginar que ese día se iba a quedar huérfano. Y todo por culpa de un bolero. Entró en la cocina tarareando:

No te puedo comprender,
corazón loco.
No te puedo comprender,
y ellas tampoco.

Y en efecto, Matilde sujetó con las dos manos el mango de la sartén donde estaba pochando unas patatas con cebolla y pimientón, y la estrelló contra la cara de Alberto. Una patata entera le entró por la boca y se le atascó en la garganta.

Después, Matilde dejó caer la sartén al suelo y le gritó:

Yo no me puedo explicar
como las puedes amar
tan tranquilamente.
Yo no puedo comprender
cómo se pueden querer
dos mujeres a la vez
y no estar loco.

Alberto casi no podía tenerse en pie, pero consiguió responder a Matilde en un hilo de voz:

Merezco una explicación
¿Por qué es imposible seguir
con las dos?

El padre de Alberto, que estaba viendo el programa de Ana Rosa en el salón, entró a trompicones en la cocina, le dio una patada al frigorífico, y decidió intervenir en la disputa conyugal:

Aquí va mi explicación:
A mí me llaman sin razon
corazón loco.
Una es el amor sagrado
Compañera de mi vida
Esposa y madre a la vez.

Matilde lo miró con furia. Alberto, boquiabierto. ¿Era su padre el que hablaba así?

La otra es el amor prohibido
Complemento de mis ansias
Y al que nunca olvidaré.
Y ahora ya puedes saber
cómo se pueden querer
dos mujeres a la vez
Y no estar loco.

Matilde tenía la olla express agarrada por las asas. Alberto se agachó justo a tiempo. Esta vez el golpe lo recibió el padre, por bocazas.

Al día siguiente, velorio.

5 comentarios:

La Zarzamora dijo...

:)))
Es excelente, Enrique.
Hacía tiempo que no me reía tan a gusto.
Un abrazo.

Beatriz Montero dijo...

jajaja

Edurne dijo...

Por bocazas, sí!
Jajajajaja!
Es usté un cashondo, don Páez!
;)

Elysa dijo...

¡Madre mía! Lo que me he podido reir.

Muy bueno, sí señor

Rosana Alonso dijo...

:DDDD Con el muñequito intento expresar lo que me he reído.
Me imagino este texto leído por la radio,es perfecto para ser dramatizado. Con el sonido de la sartén al estrellarse en su cara y el bolero de fondo cantando por cada uno de los protagonistas.

Qué cosas se te ocurren, qué bueno.

Un saludo