martes, 8 de diciembre de 2009

El olvido genocida del Sáhara

Aminetu Haidar ha conseguido que los españoles sintamos vergüenza por la actitud sumisa y humillada del gobierno frente al tirano Mohamed VI.

Solo una mujer enferma, decidida a entregar su vida por la libertad de su pueblo, ha levantado la voz que desde hace 34 años está silenciada por los militares de Marruecos y la connivencia española. El Rey y Zapatero piensan que el Sáhara es esa verruga fea, ese perro con sarna que España apartó de una patada. Ellos ya se han tragado la vergüenza histórica, la herencia más triste de un Franco en agonía, el olvido genocida de un Sáhara que fue español.

Me duele el Sáhara, y siento asco por la cobardía y abandono de todos los gobiernos de España frente a la dignidad de Aminetu Haidar y todos los saharauis pisoteados.

7 comentarios:

Maritornes dijo...

Queridísimo Enrique. Estoy absolutamente de acuerdo con cada de una de tus palabras. La situación es vergonzosa (por darle algún calificativo), y la estupidez del gobierno español es de juzgado de guardia. Yo no tengo la menor duda de que Mohamed VI dormirá muy tranquilo cuando esta señora se muera (aunque ignoro qué pensará Alá de todo esto). Simpatizo y defiendo en mi corazón el derecho de Haidar y todos sus compatriotas a ser ciudadanos de primera categoría. La tragedia ya está consumada, y a estas alturas todos sabemos que la única solución que existe es que el gobierno de España convenza al gobierno de Marruecos para que permita entrar de nuevo a Haidar (me meo de la risa). Pero tengo dos preguntas, y de verdad me gustaría que alguien me las contestara.
¿No es terrorismo extorsionar a un gobierno con la vida de una persona para que éste ceda a sus pretensiones o reivindicaciones? ¿No es responsable Haidar en exclusividad de morir o vivir en estos precisos momentos?
De verdad que planteo estas preguntas desde una profunda tristeza y consternación, porque creo que a veces nos volvemos todos locos.

FeltiesbyIvi® dijo...

El Sahara Occidental es una vergüenza para cualquier español de bien. Consentimos que los nuestros, ésos que todavía hablan español y se niegan a ser "moros", vivan hacinados en tiendas de campaña que el ejército les montó provisionalmente, para alojarlos eternamente en el olvido y la más absoluta miseria y desolación. Y luego nos echaremos las manos a la cabeza cuando los hijos de los hijos de los olvidados, conviertan su necesidad y desarraigo en odio hacia la "patria" que los abandonó en manos de quienes quieren someterlos y, mientras se resisten, los mantienen apartados y confinados en la árida nada que les rodea.
Los jóvenes saharauis ya no ven España con la nostalgia de un tiempo mejor, sino que la culpan de su situación mantenida en el tiempo y en sus palabras y sus miradas se ve claramente la rabia.
El futuro parece evidente, ¿verdad?... :-(

Beatriz Montero dijo...

Hay que hacer algo en su apoyo. YA.

Belén dijo...

Es como un grano ene culo, es molesta... lo malo es que en pocos días se olvidará.. y seguiremos adorando a ese rey que pasa de esa vida humana por una amistad con un imperialista...

Besicos

Una ET en Euskadi dijo...

Bueno, a ver, ultimamente no sé si Bea y vos son pareja o siameses. Si dejo un comentario en el blog de uno ya no sé que escribir en el del otro.
Lo intentaré:
No es la unica verruga que heredamos del eunuco, también sigue estando la monarquía ¡Cuánto dinero podríamos utilizar a favor de la deuda que tenemos con el pueblo saharaui si no tuviéramos que sostener -casi caprichosamente diría yo- instituciones tan inutilmente anacrónicas! También nos dejó el pesado lobby eclesiástico que no se moja en este tema porque no es una empresa que les aporte dinero.
También nos dejó como herencia otros inmovilismos itelectuales que hace que a 35 AÑOS DE SU MUERTE todavía estén mirando como idiotas las paredes de los colegios sin tener claro TODAVÍA si hay que quitar las cruces de sus paredes o no.
Demasiadas herencias para tantos años de democracia ...

David Condés dijo...

Comparto el sentimiento de asco ante la falta de vergüenza histórica de los sucesivos Gobiernos de este País y la pantomima monárquica que mantenemos desde el comienzo del periodo constitucional. Respetamos la opinión de las ONU cunado nos interesa nada más; pero consideramos los Acuerdos de Madrid como la excusa perfecta para desentendernos de problemas con poca rentabilidad política y económica. ¿Se hartará esta sociedad lo suficiente como para darm el gusto de ver a mis vecinos tomando la calle para reclamar un cambio?

Anónimo dijo...

Cuando los españoles estuvieron en el Sahara, y situando la escena entre finales de los sesenta principios de los setenta, el Frente Polisario atacó y mató a soldados españoles.

El Frente Polisario atentó contra las explotaciones mineras de Fos Bucraa en la época en la que estaba España, y siguió cuando pasó a control Marroquí. Hablamos de las mayores reservas de fosfatos del planeta.

El Frente Polisario era, y es, un grupo guerrillero mediatizado por Libia que en aquellas épocas entrenaba en sus territorios junto a ETA, IRA, MPAIAC (guerrilleros para la liberación de Canarias), Septiembre Negro, Baader-Meinhof, Brigadas Rojas, etc.

Hablamos de la época de la guerra fría, una época en la que al gran vigía de occidente no le interesaba tener a otra pequeña Libia operando en el Sahara.

Puesto que nadie daba un duro por España en aquella época, EEUU se inclinó por apoyar al astuto Hassan II, uno de los tíos más inteligente que ha habido jamás en el norte de África, y que supo jugar sus cartas de manera espectacular.

El Frente Polisario atacó a barcos pesqueros canarios y asesinó a sangre fría a multitud de marineros. Todavía en Lanzarote se recuerda el ametrallamiento en el interior del barco ‘Las Palomas’ (abril 1978), después de ser invitados a bordo y darles de comer.

El Frente Polisario, compinchado con el MPAIAC (movimiento para la independencia de Canarias), propiciaron atentados en las islas canarias, y uno de ellos originó indirectamente el mayor accidente aéreo de la historia (accidente de los Rodeos – 1977, 583 víctimas), y que llevó a toda la sociedad canaria a estar en vilo porque no se sabía hasta donde iban a llegar unos y otros.

Los españoles éramos los enemigos, y de seguir España en esos lugares, la historia sería bien distinta.

Se cuenta que los asesinos del barco pesquero “Las Palomas”, que tienen nombres y apellidos, se han paseado tranquilamente por las capitales canarias pidiendo solidaridad por el Sahara y apoyo material para sus gentes (medicamentos, gafas, libros ‘en español’, etc.).

Estoy de acuerdo que hay un conflicto con el Sahara que la ONU, junto a España, Marruecos y Libia (tal vez también Francia y EEUU) debería resolver, y que no se puede postergar eternamente.

Pero ya os digo, sería interesante echar manos a la historia y ver en perspectiva, y no seguir siendo, tal vez, unos eternos quijotes.