lunes, 1 de junio de 2009

No es lo que parece

Porque lo que parece es que he abandonado, o poco menos, este blog.
Y sí, pero no.
Quiero decir, que no he dejado de escribir ni un solo día, y además lo nuevo que he escrito es de "Pacto de sangre", no me he ido a otros proyectos. Lo que pasa es que lo nuevo es una parte de la novela, intercalada, que no puede salir aún a la luz pública. Tiene que ser privada, al menos hasta que se publique, cuando ya no pueda ser frenada, mediatizada o prejuzgada. No es que me sienta violentado con vuestra lectura, que va, pero me temo que los capítulos y párrafos intercalados que estoy escribiendo, metaescritura, deconstrucción de la propia novela, atraerían a unos cuantos lectores que se sentirían directamente aludidos. Y esos nuevos lectores sí que intervendrían de forma activa.
Parece que me explico, pero no se entiende. ¿A que no?
Pues es que no puedo decir más, excepto que la escritura a veces, ahora sé que algunas veces, tiene que sumergirse para no contaminarse.
Y no me valdría como recurso cerrar la posibilidad de hacer comentarios, porque sonaría el teléfono: "Joder, Enrique, cómo se te ocurre escribir eso, te vas a ganar una hostia como no lo quites ahora mismo. Tú eres un cabrón", o cosas por el estilo.
En fin, que os hecho de menos, y echo de menos colgar nuevos párrafos aquí, pero volveré muy pronto, para al menos atar el desenlace de Malena y Rohel.
Besos por doquier.

---

Imagen by Billpuerta

9 comentarios:

eva- lazarzamora dijo...

Màs te vale, sino, me paso del otro lado a hacerles compañîa a la Malena, al Trufo, al Masani, la Berta y Rohel y veràs lo que te va a caer...
Faltarîa màs!!!! Eso no se hace a un culebrôn bien hecho, como era el tuyo tan tantos arrebatos, idas y venidas... y hechos y destrechos.

Un beso( sonrîo) acàbala como Un Dios como tù sabe hacer.. estàbamos enganchados, ya sabes, eran muchas semanas.

Un beso y un abrazo
Eva lucieggnagas y zarzamora con "retouches" como el Rohel y la Malena... je,je.

Maria Coca dijo...

Pues habrá que tener paciencia y esperar...

Menos mal que no es lo que parece.

Besos en stand by.

Belén dijo...

Yo también te echo de menos, pero claro, entiendo que hay que hacer a veces parones :)

Besicos, hermoso

Edurne dijo...

Pues nada, respetamos tus decisiones, tus modos de trabajar...
Ya sabes que aquí estamos tus fieles, jejejeje!
Besitos!

Una ET en Euskadi dijo...

¡¡Tenés razón!! ¡¡Parecía que te explicabas pero no me enteré casi de na!! Lo único que entendí es que te tomas un "descanso" mientras trabajas. Haces bien, que la vida son 2 días...de curro.
Yo también a partir de la prox semana me tomo un descanso, pero para descansar. Hubiera querido hacerlo a partir de esta semana pero no puedo...estoy muy angustiada. Otra vez por ALVAREZ RABO; es que este chico nos tiene en un sin vivir: primero se nos suicida, después se nos muere de inanición.
Se que es muy cutre pedir que entren a un blog propio, pero es allí donde colgué el mail que nos envió La Eli (¿Te acordas de su secretaria de prensa?)explicando la angustiosa situación de su jefe (igual a vos también te llegó uno)Pues na', solo me resta decir...¡God! ¡Save our artists!
Ya' Ta

Bea dijo...

Sí, te echamos de menos. Pero tú dale a la novela, que aquí seguimos. Esperándote.

Arcángel Mirón dijo...

Y parece que me olvidé de vos, porque hace siglos que no te visito, pero no es así.
Y sí entendí todo lo que dijiste.

Yo pregunto: ¿tus novelas se publican en Argentina? Anda, di que sí.

Enrique Páez dijo...

Gracias por vuestra paciencia. Será recompensada con un haiku de plata, como poco.

Arcángel: algunas de mis novelas puede, solo puede, que están en Argentina. No estoy muy seguro, porque aunque sé que allí hay sucursales de las editoriales con las que trabajo, las tres o cuatro veces que he estado en B. Aires, Córdoba o Mar del Plata no he visto ningún libro mío en las librerías. Los países no son tan permeables como Internet.

bizarro con interrupciones dijo...

Ánimo, Enrique, me alegro de que sigas tirando p´alante, aunque se ve que tiene que estar siendo difícil.

Un abrazo

Álvaro