martes, 29 de julio de 2008

Los espejos perplejos

Hay un coronel de la guardia republicana en México, acusado de corrupción, que se llama Enrique Páez.
Pero Enrique Páez, de 37 años, murió de dos balazos en el 2002 cuando colocaba una ventana en su vivienda de la avenida Centenario al 2000, esquina Alvear, en el sur de Buenos Aires.
También existe un oceanógrafo uruguayo llamado Enrique Páez que imparte clases en la universidad.
Yo mismo, hace seis años, le vendí una casa diminuta en la calle Pelayo 30 de Madrid a una transexual llamada Enriqueta Páez, que no dejaba de cotejar mi carnet de identidad en la notaría de Claudio Coello.
El poeta chileno Enrique Páez vino a visitarme hace nueve años, pero nunca llegamos a encontrarnos en el café Gijón.
Mi amigo Marcelo mató de once lanzadas traicioneras al titiritero Enrique Páez en su novela Las bodas tristes.
Hace media hora he recibido otra carta de Enrique Páez, que ahora vive en Italia:
"¡Hola, Enrique! No sé si será por el arrastre de la vejez o es algo natural, pero me quedé pasmado cuando vi tu blog. Quien te escribe este emilio es nada más ni menos que Enrique Páez. A mí me parece un poco esquizofrénico o de ciencia-ficción dirigir un mensaje a mí mismo, alguien que se nombra como yo. No tengo todo el pelo que vos tenés pero creo que, a deducir de la foto, andamos por la misma edad... Uno es divino a los quince como a los ochenta, o una mierda desde que nace y eso es lo que vale (pa' mí). A vos, que sos un hombre de mundo, te parecerá una pavada, pero a mí me impresiona este tocayismo repentino y, para más, de un ibérico altivo león. Amo España con furor y la conozco bastante. Actualmente vivo (desde hace 30 años) en Verona, Italia, pero nací en Santa Fe -de la Verdadera Cruz- en Argentina, a orillas del Paraná, donde crecen los sauzales, la flor del jacarandá, como dice una vieja canción folklorística. Sentí un irrefrenable ataque de escribirte cuando descubrí tu blog. Soy un Virgo pero con profunda coloración leonina... serán pajas pero es otro modo de explicar-justificar este inusitado comportamiento. Mil besos, Enrique, aká Kike".
Así no hay manera de buscarse. Así no hay manera de encontrarse. Mi nombre es Legión, como el malo malísimo de las Escrituras, y mi psicoanalista está de vacaciones.
Estoy pensando en montar una asociación. Todos podrán ser presidentes, vicepresidentes y secretarios al mismo tiempo. Y nuestro patrón y presidente honorífico, Ijon Tichy (hay que leer a Stanisław Lem, que si no el chiste no tiene gracia).
Porca miseria.

20 comentarios:

Maria Coca dijo...

Si todos los Enrique Páez se unieran... qué sería de nosotros? Tienes un ejército de "clones", cierto, pero seguro que ninguno ni escribe ni siente como tú. Y eso te hace único.

Un saludo.

Bea dijo...

¿Que el psicoanalista se ha ido de vacaciones?
Que no cunda el pánico. Vamos a tranquilizarnos.
Seguro que en las páginas amarillas se encuentra alguno de guardia para ese trastorno de personalidad múltiple.

Ruth dijo...

Qué dices, hombre, ¡qué gozada! Es como si tuvieras muchas vidas aunque solo tengas que vivir una. Es emocionante.
Yo, buscándome en Internet (olé mi ego), encontré una Ruth Ibáñez que debe ser una rockera en alemania; y creo que alguna de las actrices de alguna de las versiones de "Yo soy Bea" también se llama Ruth Ibáñez. Tela.

Una ET en Euskadi dijo...

¡Jo! ¡Y pensar que la única tocaya que yo tengo es una actriz de talento dudoso!
Te habrá dicho tu psicoanalista que nuestros nombres también marcan nuestra personalidad y destino por lo que no me extrañaría que terminaras tus días siendo un coronel travesti que se esconde en Verona acusaco de asesinar a un titiritero corrupto...

PD: ¡Ahi va! Ahora que lo pienso yo también corro el riesgo de terminar mi vida siendo una travesti ...(¡Sabía que teníamos algo en común que no era el nombre!)

Belén dijo...

Si saltais todos a la vez, igual haceis como los chinos ;)

Besos a todos!

leo dijo...

Qué bueno. Yo no quiero caer en la tentación de investigar, que mi psicoanalista también está de vacaciones. ;)
Un beso.

Bolero dijo...

Es como tener personalidades multiples, una gozada oiga
Algunos se quejan por todo ....
muakkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkk

Mita dijo...

Comprendo tu disgusto,...no puedo más que decirte que podrías ponerte de nombre: Quique pelo cepillo y ya...
Besos

M dijo...

Qué bueno era ese maldito relato de Lem, pordioh.

Arcángel Mirón dijo...

Acá hay un grupo de música llamado Masacre, que tiene una canción titulada "Gilda Manson". Si no fuera por esa sobrante "N" final, me sentiría muy extraña. Como clonada en música, o algo así.

Raúl dijo...

Soberbio, sr. páez, verdaderamente soberbio.

Edurne dijo...

Ja, qué cachondo!
La verdad que es como para volverse loco: mirarse a la noche en el espejo y preguntarse quién demonios se es?
Aunque también puedes elegir, hoy tal, hoy cuál...

Mi vida en 20 kg. dijo...

Uy pase a saludar de regreso de vacaciones, pero tendre que poner al dia mi lectura....saludos

Magia de mujer dijo...

Jajajajaja genial! Como pa' volverse locos si no lleváramos ya un poco de locura dentro :) menos mal mi terapeuta toma pocas vacaciones ;)
Saludos!

Cris Monteoliva dijo...

El único Enrique Páez que cuenta es que el escribió ESCRIBIR, MANUAL DE TÉCNICAS NARRATIVAS, libro del que he hablado en mi nueva web:

www.labibliotecaimaginaria.es

En esta página, se busca el fomento de la lectura a través de la recomendación de buenas obras literarias.
Espero que os guste.
Saludos,

Cris Monteoliva

bizarro con interrupciones dijo...

Entre los tocayos y los doppelgänger (no sé cuál sería la palabra adecuada en castellano, la de "doble" no me convence tanto) esto es un estrés. Sólo falta que haya uno que combine las dos.

Pero la verdad es que es muy bonito. Es como el sueño de un escritor. Haber tenido varias vidas en una :-)

Espero que algún día nos cuentes por qué robaste en México (espero que fuera por amor, que todo lo justifica) y por qué te balearon en Buenos Aires. Respecto al cambio de sexo ya la imaginación se desborda, pero me encantaría que inventaras un par de historias para justificar las primeras dos :-) Sería un cuento muy bonito. Partir de tu personalidad para intentar justificar todo lo que le pasó a todos tus tocayos. No me digas que no es una historia bonita, Enrique :-)

Pat Rizia dijo...

cuánto Enrique Páez, he pasado un buen rato leyéndolos a todos, pero me he mareado al final. Gracias por pasarte y un abrazo, Patro.

Enrique Páez dijo...

Gracias por todos los consejos que me dáis acerca de qué hacer con tanto yo, no teniendo aún la naionalidad argentina. Os haremos caso (tenemos que reunirnos en asamblea, ya sabéis).

jmtomasena dijo...

Hay un libro de Philip Roth, que se llama operación Shylock, en el que Roth recibe la noticia de que Phillip Roth ha convocado en Israel a un movimiento diasporista que promueve que todos los judíos vuelvan a repoblar Europa.
Es muy cachondo.
(A mi me da mucho gusto re-encontrarte en estos espacios, Enrique. Ya estoy de vuelta en México. Hace unas semanas (¿meses?) me llegó un correo invitándome a un festejo en tu honor en Madrid. Intenté que José Miguel Tomasena fuera, le envié correos electrónico e incluso hice una llamada trasatlántica, pero no pude encontrarlo.

José Manuel Benítez Ariza dijo...

Le devuelvo la visita, amigo Enrique, una vez constatada la coincidencia. Inquietantes no-yo, que nos definen, por contraste.
Estupendo blog.