miércoles, 21 de mayo de 2008

Propiedad Intelectual

Ya llevé la novela "120 kilos" al Registro de la Propiedad Intelectual. Dirección: Pl. del Descubridor Diego de Ordás, 3, 28003-Madrid, Teléfono: 91 720 82 43, Fax: 91 720 67 70, Correo electrónico: propiedad.intelectual@madrid.org. Hay más sedes repartidas por todo España, además de los consulados en el extranjero, que funcionan también como registros. Y cualquier material registrado en cualquier sede, tiene efectos en todo el territorio nacional. www.mcu.es/propiedadInt/CE/RegistroPropiedad/RegistroPropiedad.html
Me cobraron de 12,19 euros, tasa única. Ese es uno de los trámites que conviene realizar cuando se termina un libro y antes de empezar a moverlo por editoriales y concursos. Luego, en caso de plagio literal, aunque sea de cinco líneas sin entrecomillar y sin citar la fuente, ahí está el registro y el artículo 270 del Código Penal. En caso de plagio creativo (basado en, homenaje a, versión de) no habrá muchas posibilidades de un juez se pronuncie en una dirección ni en otra. ¿Cuál es el límite? El que plagia lo sabe, y el plagiado también. Y en caso de duda, el juez. Hay denuncias famosas, como cuando Warner Brothers denunció a los hermanos Marx por utilizar el nombre "Una noche en Casablanca" en una película después de que la productora hubiese filmado "Casablanca". La respuesta de los hermanos Marx fue denunciar a Warner Brothers por firmar como "brothers", cuando ellos eran hermanos desde mucho antes.
¿Qué se hace después con el libro? Pues se lleva a los editores (hay varios miles en España), o se presenta a concurso (hay más de cinco al día, 1600 al año, solo en España), o se autopublica (en autoedición o en coedición). Pero lo importante no está ahí. En serio. Lo más importante, lo más difícil, es haber terminado el libro; y lo siguiente más importante de todo es empezar a escribir otro.
Y después otro.
Ya voy.

18 comentarios:

Juanjo Merapalabra dijo...

Muchas gracias por el post, está bien saber que no es tan complicado registrar, aunque ya sospechaba yo que lo más difícil debía ser terminar el libro y decir ya no lo retoco más.

Belén dijo...

Y luego nosotros a comprarlo no?

Besicos

Una ET en Euskadi dijo...

Cuando yo registré algunos trabajos aquí en Euskadi, me dijeron que solo cubría los plagios textuales y no los creativos, cosa que me preocupó bastante, pero por lo que decís hay alguna mínima posibilidad de cubrirse las espaldas. Cuando descubrí alguna vez que me habían plagiado una idea lo que hice fue comentarlo publicamente y logré que se retractara sin mas.(Es que mis comentarios públicos suelen ser MUUY convincentes). De todas formas agradecida porque tu información me dió la posibilidad de conocer la anécdota de los hermanos Marx que nunca había escuchado. Esos tíos eran geniales,GENIALES,¡GENIALES!
Besos

Meiga en Alaska dijo...

Gracias por la información, Enrique. Igual me es útil si en algún momento me decido a escribir un poco más en serio (cosa que no se me había ocurido jamás, pero quien sabe ahora...)

Me ha hecho mucha gracia lo de los hermanos Marx. No lo sabía :)

Un besazo

Mi vida en 20 kg. dijo...

Y como es esto?? ellos se dejan una copia como respaldo???
Que bien,me gusta saber de todo el proceso del libro, asi tambien nos diras cuando este a la venta no?? o siguen mas pasos ahora?

Un beso

Edurne dijo...

Muy interesante saber todo esto. Gracias por compartir la información con nosotros!
Ahora tendremos que esperar que alguna editorial de las que te ha publicado anteriormente te edite el libro y salga a la venta, no?
Pues eso, que nos avises con/a bombo y platillo cuando esto ocurra!
Un besote y suerte!
Ahhh, y eso, a seguir escribiendo!

Aurora Paez dijo...

Querido Quique.

En primer lugar, felicidades por tu creación.
A mi modesto entender: en tu línea. Activa, divertida, amena, fresca, entretenida e interactiva. Unidos todos estos ingredientes… ¿podría no ir bien?, ¡imposible!

En segundo lugar, gracias por tu nota de agradecimiento. Un detalle singular y que te honra.

Y por último, avisarte que no todo el mundo está de acuerdo. Tu padre (90 años) sin ir más lejos, considera que poco futuro tiene esta novela.
No es conveniente, ético ni moral que el protagonista tenga malos modales, diga palabrotas y se tire pedos nada más aparecer en escena, por tanto, el libro no lo leerá nadie. Supongo que se piensa que la lectura va dirigida a su colectivo: los ingenieros y claro, pues como que no.

Tu hermano Coke ha quedado encargado de seguir leyéndoles (a tu padre y a tu madre) la novela pero, visto lo visto, suavizará alguna entrada para que no sufran. Si no estás de acuerdo, habla con él. Es posible que al final, tu padre, reconsidere su opinión y acabe sugiriendo su lectura a los señores alumnos de la escuela de caminos, eso sí, no en la cátedra de hormigón, que es muy seria. Por el contrario, tu madre, sonríe y con ojillos de picarona, consiente con disculpa.

No dejes de escribir, tus hijos putativos te necesitamos.
Te quiero un montón.
Un beso tan grande como la novela.

La Nena

hombredebarro dijo...

Estupenda esta crónica de todo el proceso que supone un libro. Espero seguirla en los siguientes pasos.
Esta cocina a la vista de todos tiene un precio impagable.
La labor del escritor a veces se rodea de secretismo para darle ínfulas al pavo real.
A tí no te hace falta, tío.
Transparencia es lo que queremos. A veces se la pedimos a los otros, por ejemplo a los políticos, cuando solemos actuar camuflados como estraperlistas. Y no tiene nada que ver esto con la privacidad ni con la reserva a la que todo el mundo tiene derecho.
Así que sí. Es un camino que me gusta. Que comparto contigo.

Anónimo dijo...

Enrique me gustaría que me dijeses como va lo del I.S.B.N. y como puedo hacer para publicar un libro. Gracias

Ruth dijo...

Como bien dices, lo difícil es acabar el libro. El resto es burocracia, papeleo y guardarse las espaldas, lo menos divertido.

IDO® dijo...

En este libro tienes muchos testigos, así que será fácil detectar un plagio :-)
Es curioso... Lo de copiar es algo que sale instintivo, desde la tierna infancia. ¿Os acordáis del compañero de clase que siempre nos copiaba los dibujos para que la "seño" se los pusiera en el corcho?. Luego en los exámenes, aunque a veces era pactado y compartido. Y en la universidad con los proyectos... Ya no hablemos de la empresa, porque ahí es el jefe quien nos copia, en muchos casos nos roba y se apropia el éxito, sin que podamos defendernos, porque necesitamos el trabajo... Una reflexión que me lleva a pensar que la mediocridad ataca en todos los frentes, aunque el arte y la genialidad sean más débiles ante las garras de estos seres grises, sin ideas propias, ni recursos personales.
Gracias por enseñarnos a proteger nuestras obras, que no es fácil si no sabes cómo funciona :-)
Una duda: ¿este procedimiento sirve también para registrar la propiedad de las ideas y proyectos empresariales?. Eso a mí me interesa especialmente, porque ya me ha pasado más de dos y tres veces y todo lo que pude hacer fue cabrearme y aguatarme :-(

Arcángel Mirón dijo...

Felicitaciones.

Yo tengo varios libros registrados, aunque no publicados. Cuando termine la novela que estoy intentando, veré cómo hago para publicarla. Aquí está difícil.

Gracias por incluirme entre tus agradecimientos.

:)

Magia de mujer dijo...

Felicitaciones de nuevo y muy interesante la información que nos proporcionaste.
De todas formas como fuimos espectadores de este nacimiento seremos siempre actores férreos en la defensa ante cualquier asomo de plagio. Yo por lo menos diré: "ah! esa cita pertenece a una novela de Enrique Páez y lo atestiguo en cualquier tribunal" jeje.
Un abrazo maestro!

manuespada dijo...

Estoy de acuerdo contigo, lo más importante es haber acabado el libro, ahí está el mérito. Me encanta la anécdota de los hermanos Marx, ¿se puede ser más brillante?

leo dijo...

Gracias por tus explicaciones, Enrique. Y por esa anécdota de los hnos Marx que me ha alegrado la mañana. Y por esos ánimos que ayudan relativizar, pues el mercado editorial a mí, personalmente, se me antoja una pared vertical, lisa, con vocación de ochomil. Pero, eso sí, tengo mi novela. Un abrazo grande.

Haldar dijo...

Gracias Enrique por la informacion. Me imagino que ese proceso sera diferente en cada pais, asi que tocara averiguar. Muy linda la ilustracion que te capturaste de Google, muy acertada para la historia.

Ya estaremos pendientes para la proxima histora que decidas contarnos.

Abrazos...

Enrique Páez dijo...

Os había contestado uno a uno, in extenso, y va y se me borra todo. Esas cosas pasan, y más vale no atacar al ordenador con un martillo, aunque apetezca. Acabo de cambiar la ilustración, sorry, Haldar (la nueva es de la portada de un libro mío). Contestaré a algunas dudas, pues, en el post siguiente. Daos todos/as por besados.

IDO® dijo...

Lo mejor en estos casos es insultar gravemente al ordenador, que le ofende, pero no tanto como para negarse a funcionar y boicotearte cuando se te pasa el cabreo... jejeje