martes, 13 de mayo de 2008

120 kilos (y 29. Fin)

Este es un texto falso que sustituye al que había antes, para evitar su copia.
Prima duces iunetis uidit consistere castris tellus, quam uolucer Genusus, quam mollior Hapsus circumeunt ripis. Hapso gestare carinas causa palus, leni quam fallens egerit unda; at Genusum nune sole niues nunc imbre solutae praecipitant; neuter longo se gurgite lassat, sed minimum terrae uicino litore nouit.

22 comentarios:

Enrique Páez dijo...

No sé cómo agradecer vuestro apoyo en la escritura al aire libre de esta novela. Ha sido fundamental. Debería enumeraros, uno a uno, una a una, pero temo saltarme a alguien, así que mejor hablo en plural y os mando mil besos.
Me gustaría incluiros en la dedicatoria como agradecimiento, para cuando salga el libro, pero no sé si con vuestros nombres o con vuestros apodos (de algunos/as solo tengo apodo, claro).
Y ahora sí (antes no) acepto críticas, todo lo feroces que queráis. Podéis ensañaros, porque la novela está escrita, ya no es posible el bloqueo, y solo me queda corregirla 15 ó 20 veces (con vuestras sugerencias incluidas).
Abrazos mil.

Belén dijo...

Yo no soy escritora querido Enrique... a mi me ha gustado, como has manejado los ambientes, la trama, todo!

Me ha gustado estar en este parto tan natural y peculiar...

Enhorabuena sin paliativos, compraré la novela sin duda!

Besos

Bea dijo...

Gracias a ti por compartir esta novela con nosotros.
Y en cuanto al muerto, había barajado varias posibilidades, pero lo de que estuviera vivo, ha superado mi fantasía.
Felicidades por la novela. Es una buena novela, sin duda.
Besos

Mi vida en 20 kg. dijo...

Gracias Enrique por las palabras, yo me diverti mucho leyendo, cada capitulo dejaba con ganas de leer otro y con mil opciones posibles, lo cual hacen la novela entretenida y dinamica.
Muchos besos y felicitaciones...me imagino que las correcciones seran minimas.

Anónimo dijo...

Yo me sumo a los comentarios hechos ya.Ha sido muy divertido...y cómodo porque se trataba de leer en pequeñas dosis en lugar de darse el atracón (lo que suele pasar cuando un libro te engancha...).Así Camilo nos ha acompañado muchos días y ya es casi como alguien de la familia...
A mí me ha gustado todo, ver por dónde ibas a salir,cómo ibas a solucionar los líos..y al final queda como una novela de iniciación...Camilo no es el mismo cuando empieza y cuando acaba.Estupendas las reflexiones finales.
Sin duda,en cuanto salga a la venta se lo recomendaré a mis alumnos.
Muchas felicidades...has dado a luz...¡120 kilos!
Un saludo

Aurora Boreal

Juanjo Merapalabra dijo...

Esto es lo que se llama asistir al espectáculo de escribir una novela. Con lo aburrido que parece, me lo he pasado genial, como un bebé comiendo y cagando al mismo tiempo (uys esto parece más de Camilo que mío). Muchas gracias por hacernos sentir el privilegio de estar dentro.

Tu eres más crítico que nadie contigo mismo, apostaría por ello, y además eres el maestro. Seguro que lo que te podamos decir ya lo viste. Seguro que los comentarios que hay a lo largo de los capítulos te pueden servir.

Además de lo que ya te dijeron del final quiero añadir que me gusta que si ya no tiene 120 kilos se acabe la novela, es lógico de una manera rara.

Ahhh y estoy de acuerdo en que es una novela recomendable para los alumnos. Incluso creo que sería un buen regalo leerles todos los días un poquito de la novela antes de empezar con la clase.

Felicidades y aquí tienes un fan de Camilo y Fontana. Por si deciden formar pareja en futuras historias.

Ruth dijo...

¡Qué bonitoooooo!
A mí me ha gustado entera, y me he reído mucho con Camilo. Y que Raimon fuera Vania no lo he visto venir ni de lejos, me ha dejado de piedra.
Me encanta que termine bien y que no se vea morir al tío (que no sé si terminará muriéndose, vaya ustéd a saber, igual los sapitos tienen una cura contra el cáncer -detalle tiernísimo de Camilo, por cierto, hacer el antídoto para su tío y cuidar así de Vania), y lo del muerto que se había ido de parranda, toque genial.
Por favor, dime cuando la publiques, que va en la lista de lectura obligada para el año que viene ¡fijo!

Frida dijo...

Caray Enrique: Con esto de cambiar el texto para que no te lo copien, me he quedado sin la mitad de la novela. La culpa es mía, por pasarme como quince días sin entrar en los blogs. Pero era la única manera de acabar la cuarta entrega de mis apuntes. En fin, que tendré que comprarme la novela cuando salga. Ahora me he quedado intrigada.

Una ET en Euskadi dijo...

¿¿Qué!? ¿¡Ya se acabó "el lorzas"!? ¡Justo que me empezaba a enternecer el chico !(Y eso que para que a mi me enternezca un adolescente...¡Tiene cuento!); protegiendo a Vania, inventando remedios para el tío...
Me gustó mucho lo del "muerto vivo" y que una chica glamorosa se quede con el gordito del barrio también me parece un acierto.
Pero ya que sos tan amable de invitarnos a hacer críticas y dejarnos participar tan plenamente en tu novela, ahí va la mía; yo le habria dado mas juego humorístico (a mi "juego" me llamaron justamente) al tema de los despistes del padre y la pérdida del cadaver, daba para eso ¿no?
Además decirte que fue muy agradable para mi ver parir paso a paso una obra por primera vez, y eso es es de agradecer y mucho porque es un gesto de generosidad del que, particularmente, sería incapaz.
Muchas gracias por eso y por lo que venga.
Laster arte, hasta pronto y gracias otra vez

leo dijo...

¡Enhorabuena, Enrique!
Besos.

Meiga en Alaska dijo...

Enrique: A mí simplemente me ha sabido a poco.

Yo la alargaría sin extender la trama. He pasado toda la novela casi con ansiedad de lo rápido que se sucedían los acontecimientos uno detrás de otro, sin tiempo para tomar aliento y hacerse a la idea. Aunque claro, seguramente sea esa la sensación que quieras dar al lector precisamente.

De todos modos, gracias por esta exhibición tan estupenda. Ya me dirás si la puedo comprar por internet y que me la envíen a Alaska! Eso sí, yo la quiero dedicada

Besotes

Haldar dijo...

Y se acabo? Bueno, a hora tendremos que acostumbrarnos a seguir nuestras vidas sin el Camilo y el Fontana y sus aventuras. Gracias, mil gracias Enrique por permitirnos ser participes de este proceso creativo, la verdad que para mi fue una exquisita experiencia de la cual aprendi mucho. Como alguien dijo por alli, no soy escritor, solo soy alguien que le gusta dejar palabras en el camino, asi que no se que critica feroz pueda hacer. Tambien confiezo que fue un deleite leer los comentarios dejados por tus seguidores, era como un mundo paralelo. Era algo asi como estar en una sala de cine viendo una peli y a la vez poder leer lo que piensan los demas espectadores. Bueno, no digo mas...

Mil felicitaciones de nuego y un millon de gracias

Haldar

Elisa Agudo dijo...

Ya??? Pero qué corto se me ha hecho!!! Esta era mi minidosis diaria de ficción de calidad, ahora tendré que volver a engancharme irremisiblemente a los artículos del blog :-)

Me ha parecido trepidante, si tu idea era de novela juvenil, por el camino has atrapado a algun@s ya poco adolescentes.

Una genialidad el blog de Natalia
Bermejo en paralelo.

Muy acertada la pseudo-incursión en el universo gay.

Y altamente didáctico añadirle a la historia brotes de realidad socio política, creo que los lectores benjamines necesitan estar al día.

Una mezcla sensacional entre la crudeza allá fuera en el mundo y la ternura dentro de esos 120 kg. de muchachote. Estupendas las pinceladas de sus cuidados al tío y a Vania.

Magníficos los pensamientos entretejidos al final. Camilo parece confundido a pesar de esa lucidez... y quién no?

Gracias por compartir el parto, Enrique. Ha sido toda una experiencia.

Cienes y cienes de besos,

Enrique Páez dijo...

Belén: Tú también eres una escritora, que yo lo sé, que te leo, no te hagas la despistada. Un beso.

Bea: Si tú no hubieses estado a mi lado, no habría podido escribirla. You are the only one. Todos los besos.

20 kilos: Ya ves que el título se acerca mucho a una chilena que yo me sé que vive en El Cairo. Gracias por tu apoyo. Me temo que, de todos modos, corregiré mucho. Siempre lo hago. Forma parate del oficio.

Aurora Boreal: (Por llamarte Aurora te confundí a veces con mi hermana Aurora). Gracias por todo. Les dedicaré el libro a tus alumnos, y a ti, cuando vaya a tu centro.

Juanjo: Muy agudo el análisis del adelgazamiento final de Camilo que acaba con la novela. Gracias por leerme y comentar.

Ruth: Me alegra que te haya gustado, y que te haya sorprendido el cambio de Raimon a Vania. Me preocupaba que se notara antes de suceder, y que cuando sucediera no fuera creíble. Dejar pistas, pero no tantas. Espero ir tanbién a tu instituto.

Frida: No sabes cuánto siento que no hayas podido seguirla del todo. Puede que sea un poco paranoico, pero el plagio existe, y me preocupa. En todo caso, si quieres, en cuanto la tenga publicada, te la envio por correo.

Enrique Páez dijo...

Una ET euskaldún: Tu entusiasmo como lectora y comentarista es impagable, de verdad. No sabes cómo te lo agradezco. Trabajaré lo de los despistes del padre, porque creo que tienes razón. Yo te llevaría de orientadora escolar al intituto de Camilo y Fontana. Besos.

Leo: Muchas gracias por seguirme, por leerme y por animarme. Un beso.

Meiga: Ya pensé yo también en lo de alargarla un poco más. Quizá soy demasiado rápido en los finales, para bien y para mal. Gracias por estar ahí, y por demostrarnos que existe vida bajo la nieve (solo se necesitan ojos, tan escasos). Te enviaré la novela a Alaska, por supuesto. Besos.

Haldar: Hasta las piezas de tu museo de Jamaica saben que eres un escritor, y comprometido con la libertad. ¿Acaso crees que no te leemos? Un abrazo grande, y gracias por tus comentarios.

Elisa: Muchas gracias por tus comentarios. Me alegra que te haya gustado la novela. Te guardaré una dedicada en cuanto salga.

Edurne dijo...

Yo estoy pelín despistada desde ayer en que leí la terrible palabra: FIN.
Eso del fin es como que te quedas ahí, a punto de caerte...
También me había acostumbrado a Camilo, a Fontana, al tío Antonio, a Vania... a tenerle miedo al Flaco Vargas... Y me andaba yo paseando por esa selva tan bien descrita por ti...
Y me había gustado mucho la idea de desdoblarme en Coletitas en el otro blog... ayyys!

La historia ha estado salpicada de muchas cosas, y creo que todas de interés para los niños-adolescentes de hoy en día, y para los no tan adolescemtes, sino míranos, totalmente enganchados! Ahí se demuestra la maestría... claro!

En mi centro tenemos todos tus libros, así que cuando salga éste... allá que haré porque también esté y colocarlo junto a sus hermanitos! Jejeje!

Me parece un experimento genial la idea de ir escribiendo y dejando que nosostros hayamos podido participar; a la vez ha sido como asistir a un parto en directo y ser un poco "protas" del milagro, o no?
Yo estoy encantada y agradecida.

Y es más... he pensado (no para este curso, pero sí para el que viene) hacer un experimento parecido con mis alumnos, implicarles en la creación de una historia coral... y a ver qué sale!

No me pongo a llorar de la penita (snif sniffff)no vaya a ser que se nos inunde la blogosfera, pero bueno, esperaremos lo siguiente que vayas teniendo a bien compartir con nos!
Un abrazo enorme desde la orilla!

bizarro con interrupciones dijo...

A mi también se me ha hecho muy traumático el final, cuesta dejar a los personajes.

Muy bonito la frase final, te queda redonda.

Se me ha echo un poco abrupto el final, no creo que por extensión, que me parece lógico, sino porque a lo mejor los personajes no se sorprenden mucho de todo el bombardeo, los tiros y el enfrentamiento. No comentan nada, entre ellos, no se sorprenden. No sé, a lo mejor soy yo.

En cambio no me sorprende lo del mensaje transmitido en morse con lo de los ojos, tiene sentido y me gusta mucho (cuando crees que ya no se han podido comunicar). Estamos preparados para ello y ayuda mucho para precipitar el final.

Enhorabuena, Enriquito, y Muchas Gracias por permitirnos participar en esta experiencia tan maravillosa de asistir a la creación de un blook (blog+book, como nos contaste). Te mereces un buen descanso :-)

Lo vamos a echar de menos :-)

Diego Flannery dijo...

Maestro, como dice Charly García, en la letra de una de sus canciones ..."cuántas veces tendré que morir para nacer nuevamente Yo".
La experiencia hace a la suma, seguiré sumando y agradeciendo el haber encontrado, en su momento, tu blog en el ciberespacio; como así también tantos lectores que disfrutan de un espacio de recreación y de reinvenciones permanentes!!!

Enrique Páez dijo...

Edurne: Gracias, a ti y a Coletillas, por tus ánimos y por tus sugerencias. Un beso grande

Bizarro: Puede que tengas razón. Incorporaré el ruido y el susto al bombardeo. Abrazos

Diego: Gracias por acompañarme. A ver si la próxima vez que pase por Buenos Aires nos vemos en el Tortoni o comiendo pizzas en Los inmortales.

Diego Flannery dijo...

Enrique, ya están en reserva, las mesas del Tortoni y de Los Inmortales. Abrazos fuertes.

botijo de oro dijo...

Enhorabuena por el trabajo y un placer acompañarte en el viaje. Suerte.

IDO® dijo...

¡¡¡TACHÁAAAAAN!!!. ¡HE LLEGADO, HE LLEGADO! :-D
He conseguido llegar al final y el resultado, por supuesto, ha sido satisfactorio, pero... eché algo en falta al leer la novela: EL TACTO DEL LIBRO AL PASAR LAS HOJAS Y LA SENSACIÓN DE SUMERGIRME EN LAS PÁGINAS. Y es que hay cosas que la tecnología no puede suplir, ¿verdad? :-)