martes, 29 de abril de 2008

Novela – 20

Este es un texto falso que sustituye al anterior para evitar su copia. Disculpen las molestias.
Magne, socer post pignora tanta, sanguinis infausti subolem mortemque nepotum, te nisi Niliaca propius non uidit harena. Caesaris attonitam miscenda ad proclia mentem ferre moras seclerum partes iussere relictae. Ductor crat cunctis audax Antonius armis iam tum ciuili meditatus Leucada bello. Iilum saepe minis Caesar precibusque morantem euocat: «O mundi tantorum causa laborum, quid superos et fata tenes?

7 comentarios:

Haldar dijo...

vaya, ahora si que se le complicaron las cosas a este par. Crei que lo de las maras seria un invento de laguien, incluso del tio, pero veo que me equivoque. Y sera que ahora el Camilo decubre que ya no le gusta Vania, si no que su amor es Raimon? Menudo enrredo!!!!

Diego Flannery dijo...

¿La Salvatrucha con una escopeta de dardos?...vaya,vaya, que sorpresa sospechosa.

Mi vida en 20 kg. dijo...

Estos pobres ya no pueden tener mas mala suerte!!!!
Lo de las balas de anestesia me arece raro, quien les quiere dar el susto de su vida??? o sera para despues hacer algo peor??? ...seguiremos leyendo, es la unica manera de saber...

Bea dijo...

Ay, pobrecitos. Hasta yo estoy en tensión. Esto de las maras no me gusta nada, nada. Y el dardo ese me da peor espina. A ver si ahora les atan, y les hacen...
Uf, que mala pinta.
El descubrimiento de los gays me gusta y mucho. Y que a Camilo le haya gustado el beso de Raimon, me gusta más.

hombredebarro dijo...

Veo que tu novela marcha. Me alegro, Enrique. No he tenido tiempo de ponerme con ella. Pero lo haré. Ánimo y palante.
Un saludo.

Edurne dijo...

Bueno, si ahora resulta que todo va a ser una conspiración rosa, y que Vania es transexual..!
Qué más da, me encanta!

Pero... yo sigo pensando que Tiburcio esconde algo, sí, ya sabemos que ha salido del closset y también Raimon, y que Camilo tienen dudas existenciales y que Fonatana se hace el loco... Pero Tiburcio tiene algo que ver con este ataque repentino de las maras panameñas. A qué ese arrebato de heroicidad, ofreciéndose cual carnero para ser el primero (huy, perdón por el ripio!)???
Y el pobre tío Antonio, qué culpa tiene él, ahí, sin comerlo ni beberlo, zas, tumbado, que lo han dejado tumbado!

En fin, Enrique, que cada vez nos dejas más y más intrigados...

Juanjo Merapalabra dijo...

Por favor que alguien le escriba a Bruce Willis y le diga la situación de estos chicos, y que él solo termine con todas las maras y la mitá de los malos de la novela que ya me estoy poniendo nervioso.